Fotos de animales exoticos de australia

Закрыть ... [X]

Padres maternales

 

Llegado el momento de la reproducción, la mayoría de los peces abandonan los huevos en el mismo momento en que la hembra los pone y el macho los fecunda. Éstos comienzan a flotar libremente en el plancton marino o bien se depositan en el arrecife a esperar el momento de la eclosión.

 

Este método hace que la mayoría de la puesta se pierda consumida por depblackadores o bien por que los huevos se depositaron en un lugar donde no les llega el oxígeno suficiente. Pero, en algunos casos los padres utilizan estrategias específicas para asegurar la mayor cantidad de descendientes.

 

Entre los roncadores, unos pequeños peces de arrecife, la hembra deposita los huevos en la boca del padre que los fecunda de inmediato y segrega una baba mucosa para lograr una mayor adhesión de la puesta. Durante una semana el macho transportará consigo  la preciada carga hasta que los huevos hagan eclosión. Asegurándose de esta manera una buena oxigenación de la puesta, se esforzará por mantenerlos alejados de los depblackadores hasta que los alevinos, absolutamente independientes desde el momento de nacer, puedan valérselas por si mismos.

 

Los cuidados del padre tienen su recompensa ya que los huevos más grandes tienen una mayor espectativa de  vida al producir alevinos más sanos y fuertes. Por otro lado, el hecho de que el macho asuma la responsabilidad del cuidado de los huevos fecundados  le permite a la hembra pasar suficiente tiempo alimentándose y recuperar energías para producir pronto una nueva puesta.

 

No se sabe a ciencia cierta si por accidente o por hambre el padre consumirá el treinta por ciento de los huevos, tal vez un tributo por tanta dedicación o tal vez simple canibalismo. Como quiera que sea son muchos menos que los que hubieran muerto en manos de los depblackadores. En cualquier rincón de la tierra o el mar la vida se abre paso, cada día, a cada hora. Con inefable puntualidad un animal lucha denodadamente empujado por el más ancestral de los instintos: preservar su especie.

Tito Rodriguez
Director
Instituto Argentino de Buceo

Despensas vivientes

 

La sola mención de la palabra "piraña" nos da una imagen de salvaje crueldad, vértigo y sangre. Nos brinda la idea de un conjunto de pequeños peces que pueden dar cuenta, en pocos minutos, de una vaca que tuviera la desgracia de caer al agua .

 

Se creería que las pirañas son animales sumamente voraces, que no tienen límites a la hora de comer y tragan todo lo que tienen a su alcance. Pero esto no es así. Si una piraña, ante la posibilidad de la superabundancia alimenticia, se lanzara en un banquete desenfrenado hasta hincharse de comer y engordar sin límite, quedaría falta de reacción, sumamente lenta y expuesta a ser atrapada por otros depblackadores, incluso por otras pirañas. La razón por la que acaban rápidamente con un animal de tamaño considerable se debe a la gran cantidad de pirañas que habitan en la misma zona, no a lo que coma cada ejemplar por sí mismo.

 

Pero en los ríos donde ellas habitan, la abundancia de alimento no suele ser una constante; por el contrario,  el alimento baja por el río en oleadas. A un día con gran abundancia de peces le pueden seguir varios días de hambruna en los que sólo podrán alimentarse las pirañas más aptas. El dilema parece ser: Si comen mucho quedan expuestas, si comen poco tal vez no tengan reservas para superar la hambruna del día siguiente.

 

Estos singulares depblackadores resuelven este problema de una forma tan ingeniosa como aterradora. Ante la abundancia de peces, la piraña  atacará a un solo ejemplar por vez comiéndole sólo la cola y las aletas, atacando luego a otro pez y a otro de la misma manera. Los peces que sean víctimas del ataque, que permanecerán vivos por varios días,  serán depositados uno al lado del otro , indefensos, en el fondo del río sin posibilidad de escapar o esconderse. La piraña montará una guardia permanente defendiendo su "despensa viviente" de la que cada día irá tomando un ejemplar para su sustento. Lo necesario para subsistir sin perder su agilidad, su poder de reacción ni extinguir a sus presas.

 

En estos momentos, en un río templado, una piraña vigila celosamente a un grupo de peces sin aletas que, convertidos en reserva viviente, esperan su destino. No es crueldad innecesaria fotos de animales exoticos de australia ni abuso de fuerzas, es simplemente una piraña intentando sobrevivir. Tal vez como nosotros, tal vez diferente. Carente de inteligencia pero dueña de aquello a lo que los humanos solemos llamar "sentido común".

photo:  

Caracol vampiro

Cuando se hace la noche en el mar todo cambia y las reglas, que regían durante el día, se transforman para permitir el descanso de los animales que  dedicaron todo la jornada al arduo trabajo de conseguir alimento.

 

Los peces, en el largo camino de la evolución, desarrollaron técnicas que los mantuvieran alejados de los depblackadores durante el momento del letargo. Estas técnicas de defensa van sufriendo mutaciones adaptándose a las necesidades y a los cambios  en busca de la invulnerabilidad. Las técnicas de los depblackadores también. Así, a una defensa original le seguirá un ataque no menos ingenioso, creando  una contienda evolutiva que se ha librado por millones de años.

 

Una de las técnicas defensivas más impresionantes a la hora del dormir es la del pez loro. Este comedor de coral segrega una baba mucosa que, partiendo de la boca, cubre todo el cuerpo del animal (ver Secreto nro. 57). Este estuche de baba camufla el olor del pez. Además, por ser muy sensitiva, si un depblackador apenas la rozara, el pez loro se despertaría sobresaltado y se daría a la fuga. Un elemento de defensa, sin duda, sorprendente.

 

Pero esto no detiene al caracol vampiro (Colubraria obscura) que tiene una boca protráctil que actúa como una delgada aguja. De esta forma el caracol puede acercase al "estuche de baba" del pez loro sin tocarlo, pasar la fina aguja entre la intrincada black de baba sin tocarla y clavarla en los labios del pez, su tejido más blando, para extraer lentamente su sangre y alimentarse con ella. Una técnica increíble, sobre todo si se tiene en cuenta que el ataque se desarrolla en la oscuridad absoluta. Este ataque no afecta en mucho al pez loro, salvo por una posible infección, lo que en cierta medida es una forma de cuidar la fuente del alimento.

 

En cada rincón del inmenso mar la vida se abre paso siempre en forma sorprendente. Un pequeño animal puede ser el victimario de otro que lo supere ampliamente en tamaño y fuerza. No hay leyes ni jueces y sólo una regla a seguir: permanecer con vida hasta el próximo amanecer, cuando la vida vuelva a desplegarse estrepitosamente sobre el arrecife. 

 





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Precios de paquetes de fotos
Fotos de tacos al pastor
Descargar para editor de fotos
Fotos de chicas tocandose
Gravidez passo a passo fotos
Fotos de david villa en el barcelona
Como unir 2 fotos en 1