Fotos de escuelas de cuba

Закрыть ... [X]

A pesar de la elevada frecuencia de tiroteos masivos en lugares públicos de los Estados Unidos, ataques como el del miércoles en una escuela secundaria de la Florida, que causó la muerte de 17 personas y heridas a otras 20, siguen causando estupor ante el nivel de violencia registrado y el fácil acceso a las armas de los perpetradores.  

Varios medios de prensa y personalidades norteamericanas amanecieron con la pregunta de por qué ocurren tantos episodios de este tipo en su país, cuyos índices no tienen comparación con el resto de las naciones desarrolladas. 

«Pensamos en Estados Unidos como un país excepcional. Lo somos, somos la excepción a la regla de que los tiroteos masivos no ocurren en escuelas, iglesia, conciertos y otros lugares públicos con una alarmante regularidad», escribió en su cuenta de Twitter la congresista Elizabeth Esty.

De acuerdo con la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito, Estados Unidos registra una tasa de homicidios de 4,88 muertos por cada 100 000 ciudadanos, muchísimo más alta que la de naciones ricas como Austria (0,51) o los Países Bajos (0,61), pero también superior a otras más pobres como Albania (2,28), Bangladesh (2,51) y Chile (3,59).

A lo anterior se suma el fenómeno de los ataques masivos, que ocurren en Estados Unidos a un ritmo sin referentes a nivel internacional en zonas que no enfrentan conflictos bélicos.

¿QUÉ NOS DICE EL ÚLTIMO TIROTEO EN LA FLORIDA?

Los lamentables acontecimientos de este miércoles en la escuela secundaria Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, Florida, muestran la tendencia de estas manifestaciones de violencia en la sociedad estadounidense.

A diferencia de lo que se podría pensar, los tiroteos masivos no ocurren siempre en zonas violentas, sino que golpean a comunidades apacibles como Parkland, clasificada por la encuesta anual de Safest Cities como la 15 más segura del país.

Los cerca de 3 000 estudiantes de la escuela tuvieron que ser evacuados. Foto: AP

Otra de las coincidencias es el perfil psicológico del atacante. Al igual que Adam Lanza, quien causó la muerte de 26 personas en diciembre del 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, el autor de la masacre del miércoles era un joven trastornado con problemas siquiátricos y un historial de violencia.

Desde los años 70 del siglo pasado, Estados Unidos fue cerrando la mayoría de sus hospitales psiquiátricos, traspasando el problema a las cárceles. Asimismo, cientos de miles de personas sufren trastornos mentales sin la necesaria atención especializada, que no es cubierta en la mayoría de los casos por la seguridad social.

Nikolas Cruz, quien es el principal sospechoso del tiroteo en la Floria, tiene 19 y es un exalumno de Stoneman Douglas que fue expulsado por «razones disciplinarias». Recientemente sus padres adoptivos habían fallecido y se encontraba en un período de inestabilidad emocional, de acuerdo con las investigaciones preliminares.

Sus conocidos lo califican como un «un chico problemático», «solitario» y «un loco por las armas».

Según declaraciones de los profesores de la escuela, se había dado la indicación de observar sus movimientos y no permitir su ingreso al centro con una mochila.

Los cerca de 3 000 estudiantes de la escuela tuvieron que ser evacuados. Foto: AP

En las cuentas de las redes sociales de Cruz, eliminadas tras el atentado, se podían observar fotos suyas portando armas blancas, escopetas y pistolas. Jillian Davis, estudiante que fue compañera de Cruz, dijo que él hablaba muchísimo sobre pistolas y cuchillos, pero que nadie se lo tomaba en serio.

Hasta el momento, la teoría que se maneja es que el atacante activo la alarma de incendio de la escuela y abrió fuego contra la multitud que iniciaba la evacuación.

Cuando escucharon los tiros, muchos profesores y alumnos se dieron cuenta que algo extraño ocurría y se refugiaron en los salones de clases y armarios por más de 40 minutos, hasta que fueron rescatados por la policía.

Ya han salido a la luz historias de heroísmo por parte de algunos docentes como el entrenador de fútbol americano, Aaron Feis, quien habría resultado herido de muerte al interponerse entre los disparos y una alumna de la escuela que sobrevivió al ataque.

Las autoridades que investigan el hecho aseguraron que, en el momento de la detención, Cruz portaba un rifle de asalto estilo AR-15 e «innumerables cargadores».

Intercambio de mensajes entre uno de los estudiantes atrapados en el tiroteo, quien sobrevivió a los hechos, y su madre. Foto: BBC

La facilidad con que un posible atacante puede adquirir un arma de fuego, incluso de categoría militar, es otra de las características que eleva el saldo de víctimas en este tipo de acontecimientos.

En el caso de Cruz, se trataba de una persona con historial de violencia y un perfil en las redes sociales bastante conflictivo, lo que hace aún más preocupante el hecho de que haya logrado adquirir el armamento de forma legal.

Durante los últimos años y tras la seguidilla de tiroteos masivos, como el ocurrido en un concierto en la Vegas el año pasado con saldo de 58 víctimas, cada vez son más las voces que se alzan para exigir un mayor control en las ventas de armamentos, aunque es un derecho amparado por la constitución estadounidense.

Pero los grupos de influencia como la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) cabildean con fuerza en Washington para evitar cualquier legislación que disminuya las ganancias de su lucrativo negocio.

El actual presidente, Donald Trump, recibió el apoyo directo de la NRA para las elecciones del 2016 y se ha negado a criticar las facilidades en el acceso a las armas en los ataques ocurridos bajo su administración.

De hecho, en sus primeras declaraciones sobre los sucesos de la Florida, Trump llamó a «atacar el problema de la salud mental» pero ni siquiera nombró la palabra «arma» en los cerca de cinco minutos que estuvo hablando.

Se calcula que existen entre 200 y 300 millones de armas en los Estados Unidos, casi una por cada habitante. De acuerdo con esas cifras, no es difícil que alguna caiga en manos de un posible perpetrador como Nikolas Cruz o cualquier otro dispuesto a infligir un daño letal.

EN CIFRAS

291 tiroteos en las escuelas estadounidenses desde el 2013.

18 es el número que le corresponde al ataque del miércoles solo en lo que va de año.

1 tiroteo como promedio a la semana.

121 fallecidos en tiroteos en las escuelas solo desde el ataque contra Sandy Hook en diciembre del 2012.

EL AR-15, UN ARMA MORTAL

-Fabricado por la conocida empresa Remington.

-Es un rifle de alto poder semiautomático.

-Tiene la triste fama de ser el arma asesina más utilizada en las recientes masacres masivas de los Estados Unidos.

-Al igual que Nikolas Cruz, los atacantes de Sandy Hook y Las Vegas utilizaron rifles AR-15.

-Las investigaciones preliminares muestran que Cruz compró el arma de manera legal.

-Se calcula que hay cerca de ocho millones de estas armas en poder de los estadounidenses.

LOS TIROTEOS EN ESCUELAS MÁS MORTÍFEROS

  1. Tecnológico de Virginia. 16 de abril del 2007. Muertes: 32
  2. Primaria Sandy Hook. 14 de diciembre del 2012. Muertes: 26
  3. Secundaria Stoneman Douglas. 14 de febrero de 2018. Muertes: 17
  4. Universidad de Texas. 1 de agosto de 1966. Muertes: 14
  5. Secundaria Columbine. 20 de abril de 199. Muertes: 13

Lea también:

¿Por qué crece la inseguridad en Estados Unidos?: 93 personas mueren cada día por disparos de armas de fuego





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Piernas en pantimedias fotos
Fotos de papiros egipcios
Fotos de la potra de maracaibo
Fotos de samadhi zendejas
Fotos toyota rav4 2018
Ramon arellano felix muerte fotos