Fotos tigre dientes de sable

Закрыть ... [X]

Prevenir, prevenir y prevenir. Si hay una palabra que María Laura Salinas no puede dejar de repetir es esa. Y  fue eso precisamente lo que hizo que, en marzo pasado, a pesar de estar agotada por diversos compromisos, se fuera a hacer su mamografía de rutina. Y, aunque lo hizo pensando en que simplemente sería para ponerle una palomita más a su lista de pendientes con su salud, el examen le reveló una historia distinta. “Estando ahí la doctora me dijo: ‘Ahí veo algo que no me gusta, quiero que hagamos una biopsia’. Total me la hicieron, claro que empiezas a temblar  cuando te dicen: ‘no me gusta’”, nos reveló la empresaria en el showroom de Liaigre que tiene en Polanco, lugar donde realizamos la sesión de fotos.

Nos confiesa que nunca pasó por su cabeza la posibilidad de tener cáncer de mama. En su familia no hay ningún antecedente, ella es la primera. Y es que en su caso la detección oportuna resultó aún más importante, nos explica, porque  que su tipo de cáncer es multifocal, por lo que no se puede sentir al tocarse y era un tumor muy pequeño que no se veía con una simple mamografía. “Generalmente todos estamos acostumbrados a que te sientes una bola, entonces corres y te la checan. A veces buena, a veces no. Pero éste estaba esparcido por todo el pecho. Es más difícil de detectar a cuando es una sola bola que te sientes y te puedes palpar. Esto no se palpa”, explicó.

Con mucho pesar a la creadora de Myst le informaron que le tenían que quitar el tejido mamario y, como había un 60% de probabilidad de que el cáncer pudiera extenderse, le tenían que remover ambos senos. Ella no lo pensó dos veces y en abril pasado se sometió a la operación.

Si hoy María Laura accede a esta entrevista es para llevar un mensaje urgente a todas las mexicanas de hacerse sus mamografías a su debido tiempo. Quienes la conocen saben que entre Myst, el foro Totalplay, Humanitree, Design Week, Esencial, Liaigre y otros proyectos, así como ser hija, hermana, esposa, mamá de tres hijos y una gran amiga, el tiempo no le alcanza. “Siento que fue una bendición el haber encontrado mi padecer en ese momento porque si me hubiera esperado otros tres meses, mi historia hubiera sido otra. A lo mejor hubiera sido el mismo tratamiento, pero con muchos más riesgos” admite. Agrega que las dos cosas que más le han impactado en este proceso es que unas semanas antes de que le detectaran el cáncer, se había hecho un examen exhaustivo, sin la mamografía, y los resultados habían sido excelentes. Y la otra, es que el cáncer no hace distinción alguna, pues leyendo de casos e informándose se dio cuenta que sin importar tu tipo de alimentación, peso o si haces ejercicio, esta enfermedad puede atacar. “Yo sí invito a todas las mujeres a que de verdad no dejen de hacerse sus exámenes. Es más padre decir ya lo hice y estoy bien, a encontrarte con una sorpresa que no esté tan a tiempo. No hay mejor medicina que la preventiva porque cuando ya estás enferma tienes que solucionar cosas, pues ya cambia mucho el esquema”, dijo.

Sus grandes fuentes de fortaleza
A la primera persona que la empresaria le marcó desde el hospital, tras recibir la noticia que le dieron sus doctores, fue a su esposo, Ricardo Salinas Pliego. El empresario de inmediato le dijo que estuviera tranquila y que todo estaría bien. Trató de ir con ella, pero María Laura ya iba prácticamente de salida. De camino a su casa, le quedaba cerca la de su hermana y le marcó para llegar de pasada, darle la noticia y pedirle un abrazo. “Es un confort muy padre el poder desahogarse con  alguien en quien confías. No te puedes tragar todo tu sola, no te puedes quedar con toda esa tensión que genera. Es importante contar con la gente que te quiere”, agrega.

A sus hijos Ricardo, de 15 años, Mariano y Cristóbal, de nueve años, tuvo que pensar en cómo darles la noticia, ya que Carmen, una persona que trabajó con ellos durante 14 años, acababa de fallecer de un cáncer que no le detectaron a tiempo. “Empecé con las palabras correctas diciéndoles: ‘estoy bien y voy a estar bien. Tengo una enfermedad detectada muy a tiempo. No es como la de Carmen. Tengo cáncer’. Claro que al principio se shockearon porque fue tan fuerte lo otro que vivieron, pero les di la seguridad de que no era lo mismo, que era otra situación, y que lo mío estaba muy a tiempo e iba a estar muy bien, ya se tranquilizaron y yo creo que ahorita ya lo tienen más asimilado”, dice la empresaria.

De su familia y amigos platica contenta que no ha escuchado más que porras y mensajes de cariño y aliento que la han ayudado muchísimo en el proceso y a ver todo bajo otra luz. Y es que cuando se es una mujer tan fuerte y decidida como ella, también al cáncer se le trata con el mismo carácter con el que ha afrontado muchos retos en su vida y ha salido airosa. “No me dejé caer y a los lamentos. Al contrario, tomé acción para poder solucionar lo que estaba pasando. Ya no vas a poder cambiar el destino. Me propuse actuar en vez de quedarme atorado en el lamento y en el miedo”, nos confiesa.

María Laura tras el diagnóstico
La empresaria no es la misma desde que recibió la noticia y pasó por la operación para quitarle ambos senos. Nos platica que continúa tratando de reestructurar su vida y sus prioridades. “Vivo siempre corriendo, vivo siempre llena de pendientes, porque me gusta hacer cosas. De verdad es un gusto. Pero por otra parte, también quiero darme tiempo para mí. De tener tiempo de veras de agarrar un libro y no estar muerta con leer dos páginas y quedarte dormida. No, quiero tiempo de calidad para mí y por lo mismo estoy reestructurando mi agenda”, afirma. En esa agenda su prioridad son siempre su esposo y sus hijos que, aunque siempre han estado en primer lugar para ella, el tiempo que quiere pasar con ellos quiere que sea estando ella más relajada y presente.

Nos aclara que, aunque ama lo que hace y se dedica a todos sus proyectos con gran pasión, ya no quiere vivir con prisas y sintiendo que no le alcanzan las 24 horas del día. Para ello ha empezado a organizarse más y delegar mucho para no saturarse.

Su decisión de hacerlo público

Tras su diagnóstico y operación, María Laura tomó la decisión de compartir su padecer con sus seguidores en su cuenta de Instagram, con el objetivo de promover la detección temprana del cáncer como la mejor manera de combatirlo. “De verdad estaba muy impresionada con eso de que yo nunca me hubiera imaginado tener una enfermedad así porque me sentía bien y nunca me sentí nada al tocarme. Y sí me dieron ganas de decir ‘oigan no nada más es tocarse, hay que hacer el examen’. Con una sola vida que yo pueda salvar a través de que alguien me lea, con eso  me quedo satisfecha. Una vida de una mujer significa mucho en la vida de muchas personas porque somos generalmente el pilar de nuestros hijos, de nuestros esposos, de nuestras familias”, platica.

Muchas de sus amigas corrieron a hacerse el examen e incluso unas le escribieron que gracias a su mensaje, alcanzaron a detectarles el cáncer a tiempo. A veces las mujeres, agrega la empresaria, se dejan hasta el último porque ponen las prioridades de su familia antes y ya puede ser muy tarde para hacer algo al respecto.

Ahora que lleva varios meses de lidiar con esta situación, ella ya puede dar un mensaje a otras mujeres que apenas están siendo diagnosticadas. Sus palabras son siempre de mucho ánimo, esperanza y de ver hacia adelante. “Es no dejar que el miedo las paralice porque sí es una situación de mucha tensión y mucho miedo. Te sientes muy vulnerable, entonces sí reconocer todas esas cosas que nos pasan y que son muy válidas y muy humanas, pero no pararte ahí. Para mí fue lo más importante. Decir ‘1, 2, 3 ¡Órale!’. Me puse a investigar y a poner acción inmediata y no así a llorar y llorar. Sabes que ya está. El ‘por qué a mí’ ya no se vale. A mí me tocó y yo lo voy a solucionar de la mejor manera, pero actuando rápido. Eso a mí me sirvió muchísimo, no paralizarme y no quedarme en el ‘por qué a mí’”, comenta optimista.

Su tratamiento
María Laura nos revela que por los próximos 10 años estará tomando un medicamento llamado tamoxifen para combatir el cáncer, que consiste en un bloqueo hormonal, en lugar de recibir quimioterapia, pues es lo que corresponde a su tratamiento. Agrega que, como cualquier medicina, estas tienen sus pros y sus contras. “No sé si es el nervio de que ya voy a empezar otra vez con mi reconstrucción y que antes de la reconstrucción me van a hacer los siguientes exámenes. Yo no sé si me está jugando un mal papel la mente, pero sí me siento un poco más tensa, pero puede ser efecto también de la pastilla. Me siento un poquito más vulnerable, sensible. Se reseca mucho la piel, el pelo. Yo ni siquiera leí los efectos secundarios para no sugestionarme. Pero conforme han ido pasando los días he perdido mucho el sueño. Eso sí yo creo que es lo que más me ha pesado. Pero para todo hay una solución, entonces ahí voy”, dice.

Es este mes justamente cuando le toca su siguiente examen con el que, de salir todo bien, continuará con su proceso de reconstrucción. Los doctores le han explicado que son 10 años de chequeos, primero cada seis meses y luego cada nueve meses. Tras esa década de que no regrese, la probabilidad de que vuelva es prácticamente nula, nos comenta.

Todo su tratamiento ha sido en la Ciudad de México, donde ha estado contenta de recibirlo porque, aunque muchos le dijeron que los mejores doctores estaban en otros países, es aquí donde se ha sentido acogida. “El sentir que a tus doctores les importas, que te conocen, que tienes una relación cercana es, y más en una situación así de vulnerabilidad, muy importante. De verdad creo que no lo hubiera hecho en ningún otro lado porque en México sí somos muy cálidos y no hay como estar en tu casa con tu gente, rodeada de amigos”, afirma.

Además de la medicina tradicional, María Laura ha incorporado la meditación a su vida con ayuda de una app, en especial cuando se siente ansiosa y con temor. De igual manera ha seguido otros tratamientos como vitaminas y suplementos, aprobados por sus doctores.

Recomienda el libro “Silver Lining” que habla de enfocarse en los buenos momentos y dar gracias por ellos todos los días. “Si uno se enfoca en la parte mala, te vas arrastrando. Es enfocarse en las pequeñas cosas que no tomamos en cuenta, pero que si les pones atención, se vuelven muy poderosas en tu vida. Creo que eso le da fotos tigre dientes de sable mucho poder a cada día”, explica. Y dentro de todo, ¿qué agradeces, María Laura?, le preguntamos. Ella respira hondo y contesta segura: “Agradezco primero que nada, el estar viva. Tener la oportunidad de sanar completamente, poder disfrutar del ver crecer a mis hijos y el estar con mi esposo, el estar en esta vida tan maravillosa que tengo y de este mundo tan increíble que tenemos. Agradezco el que fue una detección temprana. Que haya sido a mí y no a nadie de las personas que quiero”.

En estos momentos, en los que nos confiesa con el corazón en la mano que sí se siente un poco nerviosa y sensible puesto que ya este mes le toca su próxima revisión tras la operación, también está optimista de que todo saldrá bien gracias a que se lo detectó a tiempo. Tras esta revisión continuará con su proceso de reconstrucción del tejido mamario. “Quedan cicatrices y cosas difíciles de aceptar, pero hay que aceptarlas y quererlas. Ver esas cicatrices también te recuerdan que estás viva y que tuviste mucha suerte”, finaliza.

También puedes leer: ¿Quién es María Laura Medina, la esposa de Ricardo Salinas Pliego?

 





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Fotos de rios poluidos do brasil
Fotos de romeo santos y su novia
Ver fotos de la cenicienta
Fotos de sacadas de casas modernas
Lindsay lohan fotos playboy